El mundo "eurofan" postula a Cristina Ramos como posible candidata a Eurovisión 2020

Let me show you Tel Aviv

Un año mas el equipo de iberovision.org se ha desplazado a la ciudad anfitriona del festival de Eurovisión, para cubrir su totalidad. Desde los ensayos de la primera semifinal hasta la gran final el próximo 18 de mayo.

Este año la responsabilidad recae sobre la ciudad de Tel Aviv, una gran ciudad, abierta al mundo y a la cultura. Las expectativas crecen y la ciudad del mediterráneo se prepara para acoger el tercer  festival que organiza Israel de los cuatro que ha ganado y el primero en esta ciudad (tras Jerusalén 79 y Jesusalén 99), que nos recibe con los brazos abierto. Las primeras impresiones son buenas.

Los ensayos de la primera semifinal han comenzado en el recinto ferial de Tel Aviv y algunas de las mas populares en las redes sociales han mostrado sus cartas en el escenario.

Chipre, Bélgica, Australia, Islandia, Estonia, Portugal, Grecia, San Marino y Georgia tienen muchas posibilidades de estar en la final y así lo defienden en el escenario.

Tamta, la cantante chipriota, baila junto a 4 coristas masculinos su dinámico tema que a muchos les recuerda al "Fuego" de Eleni Fureira. Y es que Chipre quiere ganar, casi lo consiguió el año pasado y este año quieren superar su resultado con algo que saben que les funciona.

La táctica de este año de Australia es la de jugar al despiste. Primero anunciaron que cancelaban la idea del corista sobre la gran pértiga, que les dio la victoria en la semifinal australiana. La sorpresa ha sido mayúscula en el Pabellón 1 de la Feria de Tel Aviv cuando el país austral ha preparado no una, si no tres pértigas, y no para las coristas femeninas, también la cantante aparece subida en una. Una idea muy original que no podía dejarse pasar. Australia está de enhorabuena, por el buen trabajo realizado, Eurovisión sabrá recompensarlo.

La canción islandesa ha venido para romper todos los estereotipos posibles que el Festival pudiera tener, con un oscuro Rock Gótico nos trae un mundo hasta ahora desconocido en Eurovisión, las imágenes sórdidas y siniestras se agolpan en nuestra retina, acercándonos a los juegos 'sado' y a las parafílias.

Nuestros vecinos portugueses, anfitriones en 2018, apuestan también fuerte por la diferencia e intenta destacar por una canción 'bizarra' con toques asiáticos y una interpretación de corte contemporáneo. El ensayo ha sido una reproducción fiel de lo acontecido en la Final portuguesa, salvo que se han cambiado las ropas blancas por otras verdes.

La cantante griega, Katerine Duska, nos ha traído a la memoria a Annie Lennox y es una de las grandes voces del festival de este año. Apuestan por una cuidada puesta en escena floral y vestidos vaporosos. Y si de voces hablamos, destaca también Georgia, por su solista y también por sus coros que suenan empastados de forma precisa.

El derroche de alegría llega de la mano de San Marino. Una vez mas Serhat vuelve a representar a este enclave del centro de Italia. Los años ochenta vuelven a Eurovisión y lo hacen pisando fuerte, pues las redes sociales elogiaron su videoclip desde el mismo día en que se publicó. Queda por ver si el directo tiene el mismo efecto en los votantes. También repite en el escenario de Eurovisión Joci Pápai, por Hungría, como ya hiciera en Ucrania en 2017. 

La delegación polaca ha optado en esta ocasión por vestidos tradicionales. Las cantantes aparecen subidas en una plataforma giratoria cargadas de abalorios y complementos. Además, comienzan la actuación cubiertas con una especie de mantillas negras que luego se quitan para lucir todos sus ornamentos. No te las puedes perder el próximo martes 14 de mayo.

El escenario luce magnífico en todas las actuaciones y la bandera que precede a cada una de ellas, aparece proyectada por unos triángulos luminosos dispuestos en el techo. El show toma cuerpo y en Israel saben bien lo que hacen. 









Comentarios