Israel gana Eurovisión 2018

La última posición de Manel Navarro evidencia el "ojo clínico" de Xavi Martinez para descubrir nuevos talentos

Han pasado meses desde que aquel Objetivo Eurovisión 2017 eligiera a Manel Navarro como representante de RTVE para el Festival de Eurovisión, envuelto en una polémica atroz.

En esa gala, Xavi Martínez y Virginia Díaz daban la mínima puntuación (5 puntos) a Mirela mientras que le entregaban la máxima a Manel. Mientras Javier Cárdenas opinaba que la canción de Leklein era de gran calidad, pero que ya habría muchas canciones así en Eurovisión. También vimos a Virginia decirle a Leklein que lo intentara de nuevo al año siguiente, sin saber todavía el resultado de las votaciones y por tanto sin saber si había ganado o no. A no se que ella tuviera algún tipo de información previa.

Lo cierto es que TVE publica (¿por qué no en aquel momento y por qué si ahora?) que Mirela dobló en votos a Manel en el televoto. Con 4479 de la madrileña frente a los 2109 del catalán. Esto evidencia aun mas la injusticia de que el voto de 3 personas del jurado fueran mas importantes que los mas de 2000 votos de los telespectadores. Muy poco democrático este sistema de desempate de TVE.

Xavi Martínez defendió a capa y espada a su apadrinado desde que, allá por enero, confesara su apoyo públicamente en la emisora Los 40 Principales. Para él había nacido una estrella.

Sin sorpresas

Sin embargo, ayer pudimos ver como el jurado europeo castigaba la elección del jurado español otorgándole cero puntos, y el público otorgándole sólo 5 del televoto portugués. De esta manera nuestro país quedaba relegado a la última posición. Algo que se esperaba pues todos los ranking y casas de apuestas le otorgaban esa esperada posición. 

En el otro extremo de la tabla, en primera posición terminó nuestro país vecino, Portugal, favorito desde hace meses junto a Italia. La sensibilidad de la música hecha canción por Lucia Sobral e interpretada de una forma muy peculiar (y quizás polémica) por su hermano Salvador Sobral, devolvía la música al Festival de Eurovisión, como comentó Jon Ola en rueda de prensa. Ganaba así una CANCIÓN (con mayúsculas) y no un espectáculo de pirotecnia, luz y coreografía según palabras del propio Salvador al terminar la actuación.

La canción fue cantada de nuevo, como ganadora, en esta ocasión por ambos hermanos: Salvador y Lucía Sobral, compositora que fue además la encargada de realizar los ensayos a los que su hermano no pudo asistir por una enfermedad.

Curiosamente para el país vecino no cuentan las "maldiciones" a las que en España hacemos referencia año tras año para justificar nuestro fracaso: "no tenemos vecinos", "se votan entre ellos", "siempre ganan los del este", "siempre ganan los nórdicos", "es todo política", "cantamos en español y nadie nos entiende". Según estas "reglas" Portugal nunca hubiera podido ganar con esta preciosa canción al no ser un país nórdico o del este, cantar en portugués, no tener mas vecinos que nosotros mismos y no contar una política de apoyo directo. A no ser que lo que se esté premiando es: una canción. Hay muchas voces que con esta victoria deberían callar.

Las sorpresas

Lo bueno de este festival es que no hay nada escrito, es que cualquier cosa puede pasar. Y es que si desde que ganó San Remo, en febrero, la canción italiana era considerada la canción ganadora, y el Festival era solo un trámite a ver quien quedaba segunda, el país trasalpino quedó en sexto lugar. La experiencia vivida en Kiev nos indica que poco a poco se iba desinflando en el escenario por la falta de fuerza en los ensayos.

Bulgaria quedó segunda, cuyo TOP 5 no era del todo claro, habiendo controversia entre los que le daban como posible ganadora y los que no. Finalmente terminó en segundo lugar. Otra sorpresa es Moldavia, que a pesar de ser muy de mi gusto personal, jamás pensé que pudiera tener tanto respaldo por parte del televoto, y mucho menos del jurado.

Bélgica y Suecia (cuarta y quinta, respectivamente) son otras canciones que estaban llamadas a ser ganadoras y sufrieron discretas votaciones quedando en un meritorio TOP 5 pero sin claras opciones de ganar.

Rumanía y Hungría quedaban séptima y octava, respectivamente. Son dos canciones que al principio no contaba para unas posiciones tan elevadas pero que a lo largo de estas dos semanas se han sabido ganar su hueco, merecido y completamente de acuerdo y en correlación a lo que vimos ayer en directo. Croacia también obtenía un notorio decimotercera posición, completamente fuera de mis predicciones. 

Francia (en decimosegundo lugar) y Reino Unido (decimoquinto) son para mí los mas perjudicados en la votación de este 2017. Ambas debían estar entre los 10 primeros, pero especialmente Reino Unido debía estar incluso cerca de los 5 primeros y no tan abajo en la tabla.

Por la parte baja de la tabla encontramos a Dinamarca (vigésima posición) y a Israel (vigésimo tercera). Para mí es mas que sorprendente, especialmente Dinamarca con la que contaba dentro del TOP 10. Con Israel no contaba tan alto, pero desde luego no por debajo de la vigésima posición.

La prensa española se ha mostrado muy satisfecha por el resultado de Portugal y nada sorprendida por el de España. El año que viene tendremos el festival mas cercano desde 1969, el mas cercano de los que algunos hayamos vivido nunca. Es una ocasión muy especial por el cariño que le profesamos al país vecino y mas en esta web llamada Iberovisión precisamente por tratar los remas de España en Eurovisión, pero también los demás países de la península como Portugal y Andorra cuando ha participado.  

Comentarios