Israel gana Eurovisión 2018

Sorpresa de Bélgica en su primer ensayo

Foto: Andres Putting
A estas alturas de los ensayos de la segunda semifinal nos acordamos de Rumanía, pues es este día en el que le tocaba ensayar al país de los vampiros, pero como supimos el pasado mes de abril, la EBU les expulsó por motivos de impago. Hoy en Estocolmo les echamos de menos.

Las decepciones y las alegrías del día se reparten por igual. Me encanta la canción Schläger y por tanto me gusta la canción danesa de este año. Está claro que va a pasar sin pena ni gloria por el festival pues la canción suena un poco a antiguo. Lo que me ha decepcionado son las voces y el sonido. Ninguno de los tres interpretes tiene una voz potente, y eso hace perder fuerza al total de la canción. Al comienzo han tenido muchos problemas con el playback y los retornos de sonido. La otra canción que me gusta es Bulgaria, Poli ha salido con un vestido futurista que podría, incluso, llegar a funcionar si no fuera por las luces que se le encienden al final de la canción. Creo que le hace perder credibilidad al conjunto de la canción. Eso sí, creo que es la única interprete hasta ahora que ha hecho que la sala de prensa aplaudiera en los tres ensayos seguidos de hoy.

La cantante de Noruega está perfecta en el escenario y canta muy bien, la canción es algo difícil de escuchar por sus cambios de ritmo y como dato curioso y extravagante, una bailarina con sobrepeso y de movimientos, quizás esquizofrénicos le acompaña. 

Por el otro lado tenemos las alegrías, a Ucrania, que ha creado una expectación máxima entre la prensa acreditada. No he visto que se hiciera un silencio tan grande en ninguno de los ensayos de los demás países. Cuanto mas escucho esta canción, mas la voy entendiendo y aprendiéndola a escuchar, mas me gusta. 

¿Y qué puedo decir de mi ManuElla de Eslovenia? Es fantástica y su canción country, tras el ensayo hemos podido hablar con ella y nos ha comentado que su nombre español fue puesto porque a su padre le gustaba y que es su nombre real y no un seudónimo artístico.

Y por últimos Bélgica, si, si bélgica, ésta que pasaba desapercibida y nadie comentaba como algo que no importaba. Pues bién derrochan alegría en el escenario y han conseguido captar la atención del oyente. Laura Tesoro, de origen italiano consigue algo inesperado para mí, animar y dinamizar el final de la segunda seminal.

Comentarios