Israel gana Eurovisión 2018

Rusia sufre un percance en su primer ensayo

Thomas Hanses (EBU)
Los artistas de la primera semifinal han tomado contacto con el escenario. El retraso ha sido la tónica en el comienzo. Algún comprensible problema técnico ha demorado el inicio de los ensayos lo que ha causado también un reajuste en los horarios de los encuentros con la prensa.

Lo mas reseñable de la primera jornada fue cuando el cantante ruso, Sergei Lazarev, se cayó realizando su sorprendente actuación. Que por ingeniosa y llamativa no deja de ser arriesgada.

No desvelo ningún secreto (pues el vídeo de la actuación se ha filtrado por Facebook) que tras el interprete hay una pantalla en la que se proyectan Mappings y sobre la que Sergei puede subirse a modo de peldaños creando un efecto ilusion óptica impresionante.

Armenia es la sorpresa de la primera semifinal. Pero sinceramente no quiero desvelar nada de esto por el momento. Es mejor que el espectador lo vea por si mismo. Lo cierto que en la sala de prensa fue mas valorada que la gran favorita.

El resto es un cúmulo de decepciones.

Zoë, la cantante de Austria, prescinde sel andador con el que participó en su preselección nacional y los fondos quedan muy sucios. Creo que la idea es interesante, una actuación fresca y alegre el motivo "flores" fue total en la realización austriaca pero no en la sueca.

Croacia, otra de mis favoritas de esta semifinal estropea su actuación con un vestuario totalmente inapropiado y con un cambio del mismo algo de forma muy manida.

La novedad que aporta Chipre es la reproducción de vídeos pregrabados de un lobo que se van insertando de manera intermitente en la actuación terminando el cantante con un aullido a lo Shakira. No creo que la reproducción de vídeos quede mal, pero creo que relega la magia del directo que es lo poco que queda tras la eliminación de la orquesta en el Festival de Eurovisión.

Hungría se limita a copiar (tal cual) su actuación realizada en Budapest. Creo que esta canción que me pareció como posible ganadora va perdiendo fuelle con el tiempo quedando en un segundo plano. Y al no aportar nada nuevo el próximo 14 de mayo puede hacer quede un poco mas abajo en el TOP 10.

Gabriela, de la República Checa ha optado por unos excesivos fondos de suelo y efectos geométricos que molestan al espectador y hacen que se pierda el foco llegando casi a no diferenciar dónde está la grandiosa cantante en el escenario. El mejor momento es cuando se suelta el pelo y lo deja ondear al viento.

Otra decepción ha sido que la cantante de Azerbaiyán tiene tan poca potencia de voz que ha tenido varios problemas durante la actuación y las coristas en muchas ocasiones no alcanzan a cubrir tanta carencia.

Islandia ha vuelto a repetir la actuación de su semifinal, otra actuación de fondos recargados que distraen la actuación de Greta Salóme, que se pasa los tres minutos básicamente imitando a Loreen y en en el modo de interactuar con el fondo a Mans.

Muy parecido a lo que le pasa a Croacia con el vestido, lo hemos visto repetido en Malta. En la primera parte de la canción lleva un voluminoso traje que afortunadamente el bailarín le ayuda a quitarse al final. Vuelve a tomar excesiva importancia la técnica del escenario, eso sí para dar una interesante sensación de profundidad al caminar por el cuadro escénico que ya quisiera haber sabido recrear Austria. Salvo por la decepción del vestido es la que menos de decepciona en general de una semifinal llena de despropósitos. Un rayo de luz en de la tormenta...




Comentarios