Israel gana Eurovisión 2018

El Danubio no es azul

Foto: Andres Putting
Durante años, siglos, nos han mentido. El Danubio es verde, verde oscuro tirando a esmeralda. Hoy hemos comprobado que desde el Danubio, no se ve Viena, no es como un paseo en el Sena o en otras ciudades, es un paseo por el Danubio sin mas.

Para cambiar de ánimos comenzamos el visionado de los ensayos con Lituania, algo alegre y divertido en medio de un festival de clásicos y baladas. Algo positivo y dinámico. La verdad que hay demasiado colorido y movimiento en el escenario, pero me gusta el vestido de ella y el color del traje de él (aunque no la talla elegida). Sin embargo Irlanda es una balada al uso, de piano y violonchelo. Sentada, toca y canta con chaqueta de cuero, la intérprete, con un fondo de bosque otoñal.

San Marino vuelve a contar con Ralph Sieger como compositor, con la notable ausencia de Valentina Monetta. Los jovencísimos intérpretes cantan en inglés una típica canción de este compositor que en la interpretación vocal del ensayo de hoy, no han terminado de perfeccionar. Al igual que Montenegro que nos ha traído otro clásico de la zona balcánica. Un solista y cinco coristas femeninas que le acompañan con coreografias y danzas a las que ya nos tienen acostumbrados lo países de la zona.

La representante de Malta aparece sencilla, completamente sola, vestida de negro con mangas con transparencias, cantando la canción de una guerrera y con un fondo que recuerda, quizás demasiado al de Conchita Wurst del año pasado.

El que ha sido precioso es el ensayo de Noruega, sus dos intérpretes, masculino y femenina, muestran una total compenetración entre ellos y con el juego de cámaras, transmitiendo dramatismo y emoción. La cálida voz de la cantante, lo dice todo y hace que nos olvidemos del peinado, el tocado y el maquillaje.

Queremos ver a Portugal en la final y por eso le damos toda la suerte del mundo para que no haya "un mar que nos separa". Los cuatro coristas portan unos sombreros regionales y ella lleva un pantalón apretado y una capa vaporosa. A continuación es el tiempo para la  República Checa, un dueto de voces bien equilibradas y con fuerza. Ella ha tenido algún problema con los zapatos y el velo durante el primer ensayo, pero lo ha resuelto como una profesional y ha salido airosa.








Comentarios